Nube híbrida

Qué es la nube híbrida y qué ventajas ofrece para las empresas

Qué es la nube híbrida y qué ventajas ofrece para las empresas

A estas alturas el cloud computing o nube híbrida forma parte ya del día a día. Sus ventajas han llevado a que muchas empresas lo implanten, incluso negocios en sectores que nada tienen que ver con el mundo tecnológico, y a que hayan decidido crear estructuras más seguras, escalables y flexibles.

¿Qué es la nube híbrida?

Una nube híbrida es el resultado de la combinación de uno o varios entornos de nube privada y pública. De esta forma, las organizaciones y empresas se benefician de las ventajas que dan la combinación de dos tipos de infraestructuras cloud. Asimismo, se generan recursos virtuales que son gestionados por un software de automatización y administración que ayuda a los usuarios a entrar donde lo necesiten.

Aunque la idea que subyace es de conjunto, la realidad es que son entornos compuestos por entidades individuales y únicas. Una interfaz de programación de aplicaciones (API) se encarga de transferir recursos de una nube a otra. De esta manera, hace que el cloud privado contenga las cargas de trabajo más importantes, aprovechando la nube pública para ahorrar en costes.

En definitiva, la nube híbrida es una arquitectura de TI que tiene un cierto nivel de organización, gestión y portabilidad y que está formada por entornos que incluyen los siguientes elementos:

  • Combinación de 2 o más nubes públicas.
  • Juntar 2 o más nubes privadas.
  • Combinar al menos una nube privada y una pública.

Todos estos requisitos suponen una evolución respecto al estado anterior del cloud computing, donde la diferencia entre ambos tipos de nubes estaba en la propiedad y su ubicación. Las modalidades de nubes actuales son más complejas, ya que la propiedad y su ubicación son elementos abstractos.

¿Qué tareas realiza la nube híbrida?

Una forma sencilla de definir el cloud computing híbrido es en función de las tareas que puede llegar a ejecutar. Algunas de ellas son:

  • Reforzar los recursos de TI.
  • Cambiar las cargas de trabajo entre entornos.
  • Servirse de la automatización para organizar los procesos.
  • Conectar varios PC por medio de la red.
  • Incrementar la rapidez en la ampliación e implementación de nuevos recursos.
  • Añadir una única herramienta de gestión unificada.

¿Cuál es el funcionamiento de las nubes híbridas?

El funcionamiento de una nube híbrida no difiere mucho del manejo de nubes independientes:

  • El almacenamiento, la virtualización y los contenedores creados por software se pueden agrupar en grupos de datos.
  • Conectan varios PC entre sí por medio de una LAN (red de área local), WAN (red de área amplia), VPN (red privada virtual) y API (interfaces de programación de aplicaciones).
  • El software de gestión reparte los recursos entre los diferentes entornos donde ejecutar aplicaciones, los cuales, posteriormente, se implementarán según se solicite, ayudándose de un servicio de autentificación.

Las nubes independientes se pueden transformar en híbridas cuando se combinan dichos entornos de una forma que permita que esas nubes híbridas funcionen. Además, la calidad de las conexiones afecta directamente en el funcionamiento de la nube híbrida.

Aparte de la capacidad de control y la interoperabilidad, poseen la característica inherente de la escalabilidad, que permite que una nube híbrida pueda crecer horizontalmente (pudiendo añadir unidades de procesamiento según las cargas de trabajo) y verticalmente (liberando recursos a las unidades de procesamiento que ya existen).

¿Qué ventajas ofrece para las empresas?

La principal característica y ventaja de la cloud computing híbrida es que combina lo mejor de los dos tipos de nubes, añadiendo las ventajas de la nube pública y la privada en una única solución. Aun así, dispone de beneficios relevantes como consecuencia de su naturaleza mixta:

  • Flexibilidad. Ya sea por la escalabilidad de la nube híbrida o por los recursos que puede dar la nube pública.
  • Sencillez. No es una transición total a la nube pública, por lo que se puede hacer de forma gradual y controlada, en los pasos que sean necesarios.
  • Más control. Puesto que la organización puede mantener las cargas de trabajo más importantes en una infraestructura privada.
  • Mejorar los costes. Pagando solo por los recursos que se emplean y cuando sea necesario.

¿Qué es una arquitectura de almacenamiento de nube híbrida?

Una arquitectura de almacenamiento en la nube híbrida permite a aquellos responsables de TI escoger entre distintas ubicaciones para almacenar distintos tipos de datos con diferentes requisitos de acceso. Una empresa puede emplear un almacenamiento con un rendimiento más lento, aunque sea más barato, para aquellos datos que no se suelan utilizar demasiado o no se necesiten inmediatamente.

Y, por el contrario, reservar el almacenamiento más caro y con un mayor rendimiento para los datos de aplicaciones que los usuarios usan constantemente. Se pueden encontrar diferentes niveles en esta arquitectura:

Nivel 1 de la nube híbrida

Con una nube híbrida es sencillo de usar esta arquitectura de forma escalonada. Aquí el sistema de almacenamiento principal se sitúa en la nube privada, más cerca de usuarios y donde se producirá un mejor rendimiento.

Nivel 2 de la nube híbrida

Por el contrario, en la nube pública se tiene una capacidad de almacenamiento con un menor rendimiento que sirve de refuerzo para el nivel principal. Así mismo, se puede utilizar para guardar datos donde se suele acceder muy poco y que no merecen la pena ser archivados.

Nivel 3 de la nube híbrida

También en la nube pública el nivel de almacenamiento es más barato. Las empresas pueden usar este nivel como un refuerzo extra para los datos del nivel principal. O emplearse para almacenar datos a largo plazo donde los usuarios acceden muy poco.

¿Son seguras las nubes híbridas?

Si las nubes híbridas están bien diseñadas, gestionadas e integradas en la organización son igual de seguras que las infraestructuras TI locales. Sí es cierto que aparecen desafíos de este tipo de cloud computing (la migración de los datos, mayor espacio de ataque y aumento de la complejidad). Pero que existan varios entornos puede ser una defensa beneficiosa contra problemas de seguridad.

Con DISID, especialistas en diseño de softwares, una empresa podrá conseguir su propia nube híbrida, donde se combinarán lo mejor de la nube privada y la pública.

Cómo construir un puente entre on-premises y nube híbrida

Cómo construir un puente entre on-premises y nube híbrida

Aunque son radicalmente diferentes, los servicios On-premises y de nube híbrida no han de verse como necesariamente excluyentes. Al fin y al cabo, la tendencia de la sociedad actual no pasa por dividir, sino por sumar capacidades y talentos. Con los modelos híbridos pasa lo mismo. Sumando las ventajas de cada sistema, creando un puente que los una, se puede disfrutar de un mejor modelo de gestión.

El data center o el puente físico como paso previo al puente tecnológico

Para elaborar un puente entre ambas tecnologías, es preciso disponer de un adecuado data center. Así, se podrá solidificar la unión, a la vez que se cumplen las diferentes legislaciones, incluidas las de protección de datos y seguridad de la información.

Ubicar la infraestructura crítica en un data center permite, además, que la organización pueda trabajar con unos mejores niveles defensivos, tanto en un plano físico como tecnológico. Por otro lado, es posible unir los sistemas on-premises y nube híbrida, reduciendo costes. Una de las mejores formas de conseguirlo es mezclando una propuesta local de infraestructura como servicio (IaaS) con interconexiones LAN.

En este sentido, también ha de enfocarse la construcción del puente desde una perspectiva jurídica, para seguir el mismo marco legal de los clientes y disfrutar de los beneficios que ello conlleva. Además, la latencia de conexión con el data center siempre será mejor si se gestiona el trabajo en entornos cercanos. Se trata de una cualidad de especial valía en sectores altamente exigentes y volubles, como el financiero.

Cómo se elabora este puente tecnológico

Para poder diseñar ese puente tecnológico que permita combinar los recursos de tipo físico y de cloud, es imprescindible planificar a largo plazo. No hay que olvidar que, cuando se van a externalizar servicios, lo normal es buscar relaciones genéricas, pero en este caso es de esencial importancia fomentar un enfoque más específico. Solo así se tendrá la capacidad logística de ofrecer los servicios adecuados a las necesidades de cada momento. No se trata, por tanto, de esbozar un puente unidireccional, sino multidireccional.

Solo así se podrá afrontar con posibilidades de éxito el problema de trabajar con elevados volúmenes de datos. A la hora de transferir esta información a los entornos de análisis y de cloud privado, resulta imprescindible operar con una conectividad de alta velocidad. Disponer de una infraestructura próxima permite la transferencia de información con una conexión local de un elevado rendimiento, lo que posibilita evitar la dependencia despersonalizada de Internet y la inversión de grandes sumas de dinero.

En cualquier caso, para llevar a cabo con éxito este puente, siempre es conveniente contar con el respaldo de profesionales. Un buen ejemplo de ello puede encontrarse en DISID. Se trata de una empresa española especializada en el desarrollo de procesos de software, ingeniería de información y armonización de sistemas.

Estrategia multi Cloud: por qué crece tanto su uso

Estrategia multi Cloud: por qué crece tanto su uso

Hoy en día, el uso de la nube es muy relevante para usuarios tanto particulares como para organizaciones y empresas. Estos servicios permiten alojar datos y contenidos y tenerlos siempre disponibles desde cualquier lugar. Incluso es posible crear copias de seguridad a las cuales se pueda acceder con una simple conexión a Internet. El uso de los servicios en la nube está totalmente consolidado en estos momentos, pero no tanto así el uso del multicloud.

¿Qué se entiende como multicloud?

Multicloud es uno de los tipos de servicio en la nube orientado al uso profesional. Se trata de contratar múltiples servidores externos dedicados, cada uno de ellos, a diferentes necesidades de la empresa. Se podría entender como una nueva estrategia para facilitar y optimizar el uso de estas soluciones digitales.

Se diferencia de la nube híbrida en que estos servicios contratados solo son externos, pero de varios proveedores, aunque también se podrían combinar con el servicio de una nube privada.

¿Por qué crece tanto la multicloud?

Según los últimos informes presentados por Flexera State, alrededor de un 92 % de las empresas y organizaciones cuenta actualmente con una estrategia de este tipo, mientras que el 80 % de esas empresas utiliza la nube híbrida. ¿A qué se debe este crecimiento? Dos de los principales motivos son la seguridad de los datos y las operaciones y una mejoría del rendimiento.

Una mejoría del rendimiento gracias al multicloud

Gracias al hecho de contar con más de un servicio en la nube, cualquier empresa u organización puede mejorar el rendimiento. Será conveniente para ampliar la cartera de entorno y ganar también en cuanto a flexibilidad. Gracias a esta opción es posible repartir de forma equitativa la carga de trabajo.

Un aumento de la seguridad gracias al multicloud

La seguridad es uno de los factores que más se verá beneficiado gracias a la multicloud. Se trata de un factor muy importante, a menudo infravalorado, pero que debe ser tenido en cuenta en todo momento. Es fundamental evitar riesgos al confiar información y datos a los servicios en la nube.

Multicloud también presente en los usuarios domésticos

Hoy en día, es muy común contar con múltiples servicios en la nube a nivel de usuario. Cualquiera que tenga una cuenta de Google a la vez que una cuenta de Microsoft estará utilizando los servicios multicloud.

Después de la pandemia del covid-19, el uso de la multicloud ha ido en aumento. Actividades como el trabajo remoto, que se ha convertido en algo muy presente en nuestras vidas, se ha apoyado en múltiples servicios en la nube. Estos servicios en la nube mejoran la usabilidad y el acceso a diversidad de actividades tanto para usuarios domésticos como para las empresas.

La nube híbrida, el camino más rápido y simple hacia la transformación digital

La nube híbrida, el camino más rápido y simple hacia la transformación digital

La nube híbrida es una solución informática que integra los servicios de la nube pública, privada y la infraestructura local. Esta tecnología permite administrar los recursos de forma sencilla y hacer la portabilidad de los datos rápidamente. Uno de sus mayores beneficios es satisfacer las diferentes demandas de las empresas.

¿Qué es la nube híbrida?

La transformación digital cada vez cumple un papel más importante en la actividad comercial y en el mundo de los negocios. Hay un gran número de iniciativas que han beneficiado este cambio y que han favorecido la modernización de las empresas y su competitividad en el mercado.

Es evidente que la transformación digital ha acelerado el ritmo de las industrias. Por esta razón, el paso hacia la nube híbrida debe ser seguro y ofrecer garantías. Este es uno de los principales desafíos para los próximos años. Aunque este modelo operativo es muy consistente y eficaz, hay que buscar el camino más rápido y reducir los posibles riesgos.

¿Para qué sirve la nube híbrida?

El cloud computing permite acceder a los servicios IT a través de Internet y gracias a las infraestructuras disponibles. El cloud privado o dedicado es el formato más común. Pero esta infraestructura solo beneficia al propietario y a su equipo, porque se ha diseñado para un único cliente.

Por su parte, la nube pública es una infraestructura que sirve a muchos más clientes, ya que los datos se pueden alojar en varios servidores a la vez. Este es el caso de Microsoft Azure o Amazon Web, entre otras opciones.

La nube híbrida se ha diseñado para reducir la complejidad de la administración. Hasta el momento, la mayoría de las plataformas que trabajan en la nube incluyen sus propias herramientas y esto complica la administración de los recursos. Por este motivo, esta modalidad de cloud puede acelerar la innovación y optimizar los costes.

¿Cuáles son las principales ventajas de la nube híbrida?

Inicialmente, el objetivo de una nube híbrida es facilitar a los equipos de la Tecnología de la Información (TI) la administración de recursos en la nube para equilibrar los gastos y servicios. Para lograr una administración exitosa, se requiere de una solución que favorezca la operatividad y brinde las herramientas necesarias.

La combinación de la nube privada y la pública debe garantizar una infraestructura TI flexible y más rentable. Por lo tanto, el resultado es un entorno informático unificado para que una organización pueda escalar en función de la carga de trabajo y usando el entorno tecnológico apropiado.

A continuación, enumeramos algunas de las características y ventajas de trabajar en la nube híbrida para simplificar la transmutación digital.

  • Gestión integral del ciclo de vida. Esto hace posible las actualizaciones rápidas y completas, así como la capacidad de integrar versiones válidas.
  • Operaciones simplificadas y optimizadas. Esta es otra de las grandes ventajas que ofrece la nube híbrida. La simplificación y agilización de las operaciones es de gran ayuda para cualquier tipo de empresa.
  • Única fuente de soporte para el sistema. Esto permite que los equipos de TI se liberen y enfoquen solo en iniciativas de crecimiento para mejorar el rendimiento y estabilizar la carga de trabajo.

Los retos y desafíos de la nube híbrida

Hay dos aspectos a considerar en el nuevo entorno digital y que se relacionan con la cloud híbrida: el almacenamiento y la protección de los datos. La información es uno de los grandes activos de cualquier empresa y, por este motivo, hay que garantizar unas medidas de seguridad adecuadas para evitar su pirateo y los posibles ataques en ciberseguridad que pongan en riesgo a la empresa.

Uno de los mayores retos de los fabricantes es ofrecer una suite flexible para integrar los datos y mejorar los equipos de forma continua. A esto se añade la opción de acceder a los datos de manera rápida y favorecer la escalabilidad. Por lo tanto, cuando se habla de modernidad en las infraestructuras, hay que respaldarse en aplicaciones seguras con alta disponibilidad. Todo ello, sin pasar por alto la necesidad de contar con sistemas simples de administrar y realmente operativos.

Los líderes en tecnología y los ejecutivos en este sector de los negocios se enfrentan a una amplia variedad de opciones basadas en la nube. A medida que aceptan que la economía digital es una realidad, se valoran las necesidades de este cambio. Sin embargo, la mayoría se pregunta cómo usar la nube de forma eficiente para que la compañía sea más competitiva. Si bien la nube híbrida tiene más sentido para mucha gente, aún son varias las personas que dudan sobre esta opción y cómo integrar adecuadamente en el entorno digital.

En resumen, la cloud híbrida favorece la agilidad, la flexibilidad y el nivel de ingresos de una empresa. Está claro que las empresas están sometidas a niveles de presión y carga de trabajo que solo pueden reducirse si se usan aplicaciones y metodologías más ágiles como esta.

Qué es la multicloud y cuáles son sus ventajas

Qué es la multicloud y cuáles son sus ventajas

Ya no es nuevo almacenar servicios en la nube o cloud. Es una realidad para las empresas que quieren archivar software, datos y utilizar aplicaciones y servidores de una manera segura.

Pero, aparte de la seguridad, la multicloud también ofrece portabilidad, movilidad, reducción de costes y tiene un bajo mantenimiento.

¿Qué es la multicloud?

Es un término que indica que una nube pública es usada por más de un proveedor para conseguir recursos virtuales, así como otras infraestructuras como las locales y privadas. Esta estrategia no solo proporciona mayor flexibilidad respecto a servicios de cloud que usa una empresa, sino también la posibilidad de acceder a la nube híbrida y reducir la dependencia de un único proveedor.

Los proveedores de la nube disponen de tres tipos de servicios:

  • Infraestructuras como servicio (IaaS). El proveedor aloja el almacenamiento, el hardware y la red combinando con servicios adicionales, como son copia de seguridad, seguridad en sí y equilibrio de carga.
  • Software como servicio (SaaS). Añade las aplicaciones, para no quedar nada alojado en las instalaciones del cliente.
  • Plataforma como servicio (PaaS). Incluye los sistemas operativos y el middleware a la solución IaaS.

Las combinaciones y opciones que ofrecen las nubes múltiples son numerosas. Una empresa puede contener el uso de varios proveedores IaaS para diferentes cargas de trabajo y una PaaS pública en función de las limitaciones y necesidades.

¿Por qué usar un entorno multicloud?

Los motivos por los que usar este entorno son:

  • Velocidad. De esta forma, las organizaciones multinacionales pueden tener servicios más rápidamente escogiendo un proveedor de cloud pública y local en cada oficina. Cuando más cercano sea el centro de datos, la latencia será menor. Usando un proveedor local de informática de nube pública, igualmente disminuye el tiempo de respuesta de tareas más prioritarias.
  • Ahorro de tiempo, espacio y costes. La mayoría de organizaciones que emplean la nube múltiple combinan la nube pública para IaaS, aprovechando el punto fuerte de los proveedores en la nube. Su ventaja es que los usuarios pueden recurrir a la creación de un centro de datos virtual sin tener que conseguir un equipo de hardware. De este modo, se ahorra dinero, espacio físico y tiempo, ya que es el proveedor el encargado de gestionar, mantener y actualizar el centro de datos.
  • Flexible y preparación para el futuro. El poder escoger entre varios servicios de nube tiene ventajas, aparte de la distribución del riesgo de fallos entre proveedores. Al aplicar una estrategia multinube, las empresas pueden conseguir lo necesario en el futuro, sin limitaciones en los servicios propuestos por un único proveedor.
  • Conforme a las normativas vigentes. Es posible que ciertas empresas necesiten usar varios proveedores de la nube para cumplir las normativas y leyes de soberanía de datos que hacen que algunos tipos de datos salgan fuera del país donde se sitúa la empresa.
  • Escalabilidad. Una organización puede adaptar los recursos de forma rápida y usar centros de datos virtuales, en función de las necesidades.

Aunque una empresa puede escoger un solo proveedor de servicios en la nube para la necesidad de IaaS, la realidad es que no todos permiten los mismos servicios. Las empresas han de elegir aquellos proveedores de servicios en la nube según sus prioridades específicas.

¿Qué ventajas tiene la multicloud?

Este sistema ofrece una serie de ventajas que hay que tener en cuenta.

Shadow IT

El software no aprobado por la organización es una realidad que ayuda a usar los entornos multicloud. Tanto el software como el hardware son utilizados de manera independiente del equipo central TI y pueden necesitar un mayor control. En este sentido, migrar los datos y la infraestructura a un sistema de preferencia (nubes públicas) puede ser algo imposible. Esta instalación no aprobada por la empresa o shadow IT se añade solamente como parte de clouds actuales de la empresa, dando lugar a la creación de un entorno multi nube.

Reducción de costes

Combinar el servicio y la capacidad de recurso son suficientes para garantizar una reducción de gastos. Al integrar los servicios en diversas nubes, la empresa puede personalizar cada una según sus necesidades. Además, estandariza la tecnología como servicio y se optimiza la infraestructura al reemplazar centros de datos con la virtualización y la nube, por ejemplo.

Aumento de la seguridad

Al combinar varios servidores, se da lugar a diferentes alternativas para fortalecer la seguridad y permitiendo un funcionamiento intacto en la nube.

Más flexibilidad

La nube múltiple es muy versátil en el uso de distintos proveedores que ofrecen plataformas con recursos y paquetes, así como estructuras adecuadas a un determinado modelo de negocio. De esta manera, se puede encontrar la mejor combinación para conseguir resultados óptimos.

Crecimiento de la autonomía

Tiene autonomía para controlar los distintos servicios de la diversidad de proveedores contratados. Así, el equipo de TI posee la libertad de elegir cuándo y cómo usar los recursos ofrecidos, a la vez que se mantiene protegido en situaciones lock-in. Esta situación sucede cuando hay únicamente un proveedor y es quien decide el desempeño de tareas y qué servicios son accesibles.

Disminución de riesgos

La nube múltiple reduce las posibilidades de encontrar vulnerabilidades en la ciberseguridad gracias a su estrategia de diversificación, al repartir servicios, productos e infraestructuras en distintos proveedores. Hace que los servicios sean más resilientes y posean un tiempo menor para su recuperación en caso de acceso no autorizado.

¿Qué diferencia existe entre multicloud y la nube híbrida?

La primera hace referencia a la combinación de dos implementaciones en la nube del mismo tipo (privada o pública) que procede de distintos proveedores. Sin embargo, la nube híbrida mezcla varios tipos de nubes (pública y privada) con cierto nivel de coordinación e integración entre ellas.

Ambos tipos son excluyentes, es decir, que no se pueden combinar las dos al mismo tiempo, puesto que las nubes interconectadas crearán una nube híbrida. Las mezclas de varias nubes son más frecuentes en empresas que desean mejorar la seguridad y el desempeño con una gran cartera de entornos.

DISID es una empresa destinada a diseñar, producir e implementar software para empresas y organizaciones. Permite implementar clouds públicas o privadas para crear multiclouds.

La nube es el camino hacia la innovación

La nube es el camino hacia la innovación

En un mundo interconectado y en constante transformación, las empresas se están sumando a la innovación de toda su infraestructura, tanto de hardware como de software. De esta forma, podrán resultar más competitivas, ya see dentro de su sector como en el conjunto del mercado. Para ello, están recurriendo a trabajar en la nube híbrida. Una labor que llevan a cabo con independencia de que se trate de un software como servicio (SaaS, Software as a Service), una plataforma como servicio (PaaS, Platform as a Service) como de una infraestructura como servicio (IaaS, Infrastructure as a Service).

¿Qué factores explican esta innovación?

Tradicionalmente, las prestaciones de una nube privada y una pública se encontraban separadas. Esto implicada que no se podía obtener el rendimiento de ambas, al mismo tiempo. La nube híbrida soluciona este problema, al aprovechar las ventajas de cada uno de estos ámbitos. Esta es la principal razón que explica el innovador futuro que espera a esta tecnología. Pero no es la única, pudiéndose citar otras, como las que se describen a continuación:

  • Distribución de las cargas de trabajo. Un servicio que permite utilizar los servicios de la nube pública para las cargas de trabajo dinámicas, dejando las cargas de trabajo menos volátiles o más sensibles en una nube privada. También se puede seguir el procedimiento contrario. En esta tarea de distribución y separación de tareas, es posible almacenar la información financiera o confidencial de clientes en una nube privada, dejando la nube pública para ejecutar el resto de las aplicaciones empresariales.
  • Trabajo con Big Data. Para trabajar con elevados volúmenes de Big Data, esta doble compartimentación puede resultar de gran utilidad. Así, se podrán ejecutar varios de estos análisis empleando únicamente las prestaciones de la nube pública. Al mismo tiempo, se utilizará la nube privada para garantizar la seguridad de los datos y mantener los Big Data confidenciales detrás del firewall.
  • Ahorro en equipos. Una nube híbrida permite la asignación de recursos de nube pública a proyectos con un corto plazo. Esto implica un menor coste que si se utiliza la infraestructura tecnológica de un centro de datos. De esta manera, no habrá de invertirse más de lo necesario en un equipo que solo se va a emplear temporalmente.
  • Posibilidad de adquisición gradual. Si una empresa no puede soportar el repentino cambio a este sistema, siempre puede ir delegando parte de su volumen de trabajo. Así se podrá seguir ampliando la presencia en la nube híbrida conforme se vaya necesitando.
  • Flexibilidad para el futuro. Un enfoque de nube híbrida permite la posibilidad de enlazar la concreta gestión de datos de la organización con cualquiera de los recursos, públicos o privados, que una nube puede ofrecer. Un servicio muy valioso, sobre todo considerando los constantes cambios que se producen, no solo en el ámbito económico, sino en las legislaciones. De esta forma, se podrá proceder a compartir, simultáneamente, las cargas de trabajo con los datos recopilados en diferentes países.

¿Esta innovación también se está produciendo en España?

Las necesidades de las empresas han cambiado drásticamente en el último año, también en España. Así lo demuestra, por ejemplo, un informe de IBM y Oxford Economics, en el que han intervenido casi 7200 altos ejecutivos, de 47 países. Según este informe, más de la mitad de las empresas españolas, concretamente el 54 %, están operando en entornos de nube híbrida, con una combinación de múltiples nubes públicas y varias nubes privadas.

Unas cifras estadísticas que demuestran, a las claras, el imparable crecimiento que esta tecnología está protagonizando a nivel mundial. La nube híbrida es ya el modelo dominante y un sólido camino hacia la innovación.

Qué es la nube: definición

Más allá de la nube híbrida: Los entornos multicloud

El concepto de nube quizá puede parecer confuso, pero se trata de algo básico en Se entiende como nube al término utilizado para describir la red mundial de servidores de Internet, donde cada uno cuenta con una función única. Se trata de una red con la función de enviar, recibir y almacenar datos, ya sea de manera temporal o fija.

Estos servidores se encuentran ubicados en centros de datos, lo cual ayuda a los usuarios y a las empresas a no tener que encargarse de gestionar sus servidores físicos o ejecutar aplicaciones en sus propios ordenadores. Es así porque estos servicios permiten que las herramientas puedan emplearse desde cualquier lugar del mundo con solo tener acceso a Internet.

¿Para qué sirven los servicios en la nube?

La nube no es un elemento físico, sino un sistema de servidores virtuales que conforman un único ecosistema. Mediante su uso, es posible administrar y almacenar datos de todo tipo, como multimedia, documentos, archivos ejecutables, etc. También es posible ejecutar aplicaciones y programas informáticos sin la necesidad de descargarlos a un ordenador. Es posible entregar a los usuarios contenidos mediante streaming, tales como videos, email o medios a través de las redes sociales.

La nube garantiza a los usuarios el acceso a estos datos desde cualquier parte del mundo, por lo que la información estará siempre disponible instantáneamente en cualquier parte que se necesite.

¿Qué métodos se usan para implementar recursos en la nube?

Existen diferentes métodos para la implementación de estos recursos, ya que dependen de la ubicación y de quién gestiona los servidores.

Las implementaciones más frecuentes son:

  • Nube privada: Se trata de un servidor completamente dedicado a una única organización.
  • Nube pública: En este caso, el servicio está gestionado por un proveedor externo, incluyendo servidores en uno o en varios centros de datos. Esta nube puede ser compartida entre muchas organizaciones.
  • Nube híbrida: Estas combinan nubes públicas y privadas, con lo cual una organización puede emplear una nube privada para algunos servicios, mientras que, para otros, puede usar una pública.
  • Multinube: Se produce por el uso de varias nubes públicas, alquilando servidores virtuales de varios proveedores externos.

Dependiendo del uso y los objetivos que se tengan, será necesario optar por un tipo de nube o por otra. Esta es una elección que debe hacerse con cuidado, ya que va a marcar la exposición de los datos de una empresa o institución. Por lo tanto, si se trata de datos de uso delicado, se puede optar por una nube híbrida para esos datos, mientras otras necesidades pueden cubrirse con la contratación de una nube pública.

Según su finalidad, el usuario podrá contratar ciertas soluciones, optando entre nubes pública, privada, híbrida o múltiple, sin perder los beneficios de ninguna de ellas.

¿Por qué la complejidad es enemiga de la seguridad en la era de la nube híbrida?

¿Por qué la complejidad es enemiga de la seguridad en la era de la nube híbrida?

El ataque a Solar Winds del 13 de diciembre de 2020 fue catastrófico. Unas 18 000 empresas a nivel mundial y una institución del gobierno estadounidense fueron las afectadas. Se comentó que podría haber sido un país extranjero.

Microsoft intentó dar explicaciones sin demasiado éxito. Finalmente, se solucionó el problema, pero iniciando una nueva manera de asegurar los datos almacenados en la nube híbrida.

¿Qué provocó el fallo de seguridad en Solar Winds?

La estructura errónea que, hasta la fecha, se había dado por buena. Cualquier empresa cuenta con varios proveedores tecnológicos. La cadena de suministros formada por diversos eslabones es un blanco fácil para los ciberdelincuentes. De hecho, siempre encuentran algún resquicio por el que atacar.

Además, las estructuras eran tan complejas que revisarlas suponía un verdadero problema. La tecnología de seguridad y las estrategias para complicarle su acción a un hacker terminaron por provocar el efecto contrario.

¿Por qué la complejidad es enemiga de la seguridad?

Un 85 % de las empresas e instituciones combinan las instalaciones locales con la nube híbrida. Ello conlleva que se usen tecnologías diversas para aprovechar al máximo la funcionalidad de los recursos TI empleados.

A mayor variedad de herramientas usadas, más aumenta la opción de ataque. Las instalaciones on-premise suelen ser más sensibles a este tipo de amenazas. Además, el uso de la nube híbrida por teletrabajadores durante el confinamiento contribuyó a multiplicar los problemas.

Sirva el siguiente ejemplo para confirmar lo expuesto. Una empresa de amplia capacidad podría llegar a utilizar hasta 100 herramientas distintas procedentes de más de 12 proveedores.

¿Se producen los ataques en los recursos de la nube híbrida?

No. Todos son la consecuencia de emplear una amplia serie de piezas que funcionan de forma independiente. Ello provoca que aparezcan puntos ciegos y que aumente la complejidad. El aumento del número de dianas facilita el ataque.

¿Qué tipo de medidas son adecuadas para evitar las ciberamenazas?

Equilibrar adecuadamente las funciones de los sistemas on-premise con los de la nube híbrida y pública. Además, es conveniente:

  • No crear medidas de seguridad independientes para cada herramienta. El plan ha de ser genérico.
  • Establecer un punto de control. Su unicidad contribuye a tener una visión más completa de las posibles amenazas. Además, elimina la complejidad.
  • Implementar una estrategia unificada.
  • Apostar por la arquitectura abierta. Se recomienda identificar siempre los datos sensibles. Generar claves personales para acceder a los datos incide en la mejora de la protección.
  • Confiar en la automatización y en la inteligencia artificial. Ambas ayudan a superar las incidencias en tiempo real.

Así, se confirma que una nube híbrida menos compleja es mucho más segura y fiable. Una estrategia de seguridad a medida y única es su mejor complemento.

Hacia una nueva nube híbrida: la que los CIO siempre quisieron

Hacia una nueva nube híbrida: la que los CIO siempre quisieron

La transformación digital provocó que un buen número de empresas decidiera apostar por la nube como sistema de almacenamiento. No tardaron en darse cuenta de que las opciones disponibles les exigían una permanencia de años y que el proceso no era tan sencillo como se preveía. A continuación, se comenta cómo reaccionó la industria y cómo evolucionará la nube en el futuro.

¿Cuáles son las propuestas disponibles para las empresas?

Poco a poco, las compañías que no querían dar el salto a la nube recibieron propuestas de todo tipo. Microsoft Azure, AWS Outposts o Google Anthos ofrecían lo que se denominaba nube híbrida. La mezcla de nube pública y privada parecía la solución, pero terminó siendo una mera alternativa a la nube original.

La transformación digital no evoluciona al mismo nivel en todas las compañías. El objetivo era disponer de una nube híbrida que permita conectar el centro de datos y no solo descargarse los datos subidos.

¿Por qué los CIO son tan fundamentales?

Los CIO se dieron cuenta de que era necesario afrontar la modernización, pero con más garantías. No en vano, en 2020 el volumen de datos a nivel mundial creció un 56,6%. A ello se añade que los usuarios cada vez necesitan acceder a más datos. Ello debilita la arquitectura interna y los sistemas de contención de archivos.

Contar con una nube que facilite un espacio para reforzar estos aspectos es fundamental. Ahora bien, la compañía en cuestión puede tener un presupuesto que no le permita aprovechar esta alternativa.

Asimismo, la falta de expertos en TI supone que la ansiada transformación digital se ralentice.

¿Cuál es el ritmo del proceso de digitalización empresarial?

Uno demasiado lento. La demanda de expertos en TI provoca cierta desazón en los empresarios. Lo relevante es que los CIO tengan la opción de controlar el coste y el desarrollo de las experiencias a llevar a cabo.

El uso de nubes privadas es imparable lo que permite convertir el centro físico de almacenamiento de datos en parte del pasado. Además, es más fácil mejorar el ROI y aumentar la eficiencia.

La meta final es convertir lo que se almacena en el hardware en una arquitectura delimitada por el software. En la actualidad, se prefieren los contenedores de datos de uso interno. Quizá en breve se dé el paso a subir toda esta información a la nube.

¿Debería llamarse nube híbrida o privada?

La terminología puede llevar a equívocos. En realidad, es posible usar ambos adjetivos para definir el tipo de nube que se viene describiendo. Es híbrida porque comparte buena parte de los datos en Internet, pero a su vez es privada al permitir que se emplee la información a nivel interno exclusivamente.

La nube híbrida ha conseguido imponerse en un 54 % de las empresas españolas en 2021. En todos los casos, se combina el uso de la híbrida con la privada. Viendo estos resultados, parece lógico deducir que cualquier CIO apostaría por una nube híbrida y no por adaptarse a los moldes que impone un proveedor de XaaS.

Son estas últimas empresas las que han comenzado a remodelar su oferta y a crear nubes a medida, prácticamente, para cada negocio. Así, es el CIO quien expone qué necesita y cómo quiere que sea el proceso de modernización de su empresa.

¿Por qué es importante invertir en ciberseguridad a la hora de usar una nube híbrida?

Los datos son alarmantes. El 72 % de las empresas españolas que usan este tipo de nube confirma que no es relevante aumentar la ciberseguridad. Sin embargo, sí se reconoce que la seguridad de los datos es muy importante.

La seguridad ha de utilizarse en cualquier tipo de nube que se elija, pero desde el principio. De la opción en uso y de su funcionamiento dependerá el futuro económico, y la competitividad, del negocio correspondiente.

¿Cuáles son los beneficios de una nube híbrida?

Se deben tener en cuenta a la hora de elegir esta opción. Entre otras ventajas, destacan las siguientes:

  • Un aumento de la seguridad. La nube ha de estar bien diseñada. La infraestructura de TI ha de ser local y apoyarse en la nube pública. Al existir diversos entornos es posible determinar la criticidad de los datos y elegir la opción más adecuada.
  • La optimización de los recursos. Todo dependerá de las necesidades de cada compañía y del momento de su transformación digital. La escalabilidad y el aumento de recursos en momentos concretos juegan a favor de la optimización de los costes.
  • Una reducción del coste y de los riesgos. La nube híbrida permite crecer con una mínima inversión e ir aumentando el coste a medida que las necesidades sean mayores.

La nube híbrida contribuye a establecer una estrategia de riesgo bajo y a convertir la digitalización en una realidad más eficaz.

La nube hibrida, la infraestructura del futuro

La nube hibrida, la infraestructura del futuro

Cada vez más, los usuarios acceden a las cargas de datos de la red al margen de los tradicionales límites de conexión. Un nuevo enfoque que necesita una nueva solución: la nube híbrida. De hecho, para los próximos años, se espera un progresivo aumento de su demanda.

5 razones que explican el futuro de la nube híbrida

  • Universalidad. Gracias a la nube híbrida, se puede tener acceso a los datos alojados en la nube desde cualquier parte autorizada del mundo. Se trata de una sustancia diferencia con los centros de datos locales en los que el contacto con otras geografías es casi imposible de conseguir. Y, en caso de lograrlo, requiere un sustancial coste, en términos de tiempo e inversión.
  • Competitividad. Las nubes híbridas tienen la capacidad de satisfacer los períodos de alta demanda de aplicaciones o servicios. Un servicio que se presta sin los consiguientes costos que conlleva aprovisionar en exceso sus propios centros de datos. Así, se podrán evitar las habituales tensiones que ocasiona el mantenimiento del suministro durante los picos de demanda.
  • Centralidad. Con las soluciones de nube híbrida, las organizaciones no necesitan construir centros de datos en cada país en el que operan. Pueden almacenar los datos de sus clientes en un archivo global, recopilándolos localmente en regiones de nube pública. Constituye una sencilla manera de cumplir con los requisitos legales y de privacidad de cada ordenamiento jurídico.
  • Rentabilidad. Para prestar sus servicios, una organización con esta tecnología solo necesitará invertir en unos pocos servidores. Los proveedores de nube pública se encargarán de proporcionar recursos adicionales, en los momentos de mayor demanda. En estos casos, podrá beneficiarse de tasas de utilización más altas de los recursos, costos más bajos y una mayor eficiencia.
  • Seguridad. Las nubes híbridas que están bien diseñadas, integradas y gestionadas pueden ser tan seguras cualquier infraestructura local. De hecho, gracias a la posibilidad de interconexión, las organizaciones pueden elegir donde colocar los datos, en función de sus preferencias. De este modo, los equipos de seguridad podrán adoptar un sistema de defensa en la nube que sea uniforme y mejore las iniciativas de recuperación ante ataques.

La innovación como parte de ese futuro

No podía cerrarse este repaso al futuro de la nube híbrida, sin hacer mención a la innovación. Al apostar por esta tecnología, los usuarios incentivan la creación de nuevos servicios. De esta forma, las empresas pueden usar los recursos de la nube pública para desarrollar y probar nuevas aplicaciones, que podrán implementar para satisfacer la demanda de sus clientes.

Todo lo que necesitas saber acerca de la nube híbrida

Todo lo que necesitas saber acerca de la nube híbrida

La nube híbrida viene representada por un entorno informático en el que es posible combinar servicios de almacenamiento públicos y privados. Así, se pueden intercambiar con facilidad datos y aplicaciones. Cuando la demanda de procesamiento fluctúa, esta tecnología permite que las empresas puedan hacer frente a este nuevo reto, sin que esto implique dar acceso a los centros de datos a terceros.

¿Cómo funciona la nube híbrida?

El funcionamiento de una nube híbrida es posible gracias a la virtualización de datos que se lleva a cabo con herramientas y protocolos de conexión. Es imprescindible, por tanto, que existe una infraestructura pública como servicio y un centro de almacenamiento de datos privados. Para posibilitar el intercambio, es necesaria una adecuada conexión entre ambos.

El motivo reside en que una empresa no tiene un control directo sobre una arquitectura de nube pública. Para corregir esta situación, hay que recurrir a la implementación de hardware adicional. Es decir, servidores, almacenamiento, una red de área local y varios balanceadores de carga. Solo así estos recursos y entornos locales se pueden integrar con los servicios que están almacenados en la nube pública.

En este sentido, hay dos enfoques principales para la integración de la nube híbrida. el primero de ellos consiste en usar la nube como el punto de alojamiento de la aplicación frontend. El otro se basa en crear un grupo de recursos elásticos, logrando la unificación de sus funciones de centro de datos y nube.

¿Por qué utilizar la nube híbrida?

En caso de manejar volúmenes elevados de datos, combinarlos en una sola nube híbrida puede ser una magnífica idea. Así, la organización podrá obtener un mayor control sobre la seguridad, accesibilidad, privacidad, autenticidad y seguridad de los datos. Por tanto, entre las ventajas de utilizar esta tecnología, figuran las siguientes:

  • Elasticidad. Este tipo de tecnología permite que el usuario pueda manejar datos en diferentes entornos, adaptándolos a sus necesidades. De este modo, la organización podrá configurar una nube que se ajuste a su esquema laboral. Así, se tendrá la oportunidad de conseguir el traspaso de las cargas de trabajo hacia y desde su infraestructura tradicional y la nube pública.
  • Armonización. Volviendo al caso de una gran organización, es normal que su trabajo se distribuya en sucursales, que a su vez están situadas en puntos geográficos muy diversos. Esto puede afectar seriamente al intercambio de datos que se ha de llevar a cabo. Una afirmación que nos resultará extraña, si se consideran los frecuentes cambios en las legislaciones. Sin embargo, con la nube híbrida, este problema desaparece, permitiendo una perfecta comunicación en streaming, al margen de las circunstancias locales.
  • Ahorro. El componente de nube pública de la nube híbrida proporciona recursos de TI rentables, sin incurrir en gastos de capital, ni en costos salariales. Los profesionales de TI pueden determinar la mejor configuración, para cada servicio, reduciendo los costos al hacer coincidir el recurso con la tarea que mejor se adapte a él. Los servicios se pueden escalar, redistribuir o reducir fácilmente cuando sea necesario. Se trata, en definitiva, de un ahorro de costes, a través de una mayor eficiencia y evitando gastos innecesarios.
  • Operabilidad. Esto facilita el aprovisionamiento, la implementación y la escala de recursos para satisfacer los picos de demanda. Cuando la demanda supera la capacidad del centro de datos local, una organización puede expandir la aplicación a la nube pública para acceder a escala y capacidad adicionales. De esta forma, la nube híbrida ofrece más posibilidades que el centro de datos físico de una organización.
  • Comunicación de datos. Las restricciones de cumplimiento implican que las organizaciones en industrias altamente reguladas no pueden mover todas las cargas de trabajo a la nube pública. Con la nube híbrida, en cambio, se pueden mantener los datos en un entorno privado mientras se operan cargas de trabajo en la nube. O, al contrario, es posible trabajar en un centro de datos privado y mover datos hacia y desde la nube pública. Esto permite a las empresas cumplir con su ritmo de trabajo y apartarse de un anticuado inmovilismo.

¿Cómo sacar todo el partido que una nube híbrida ofrece?

Antes de desarrollar una estrategia para una adecuada computación, las empresas han de evaluar las aplicaciones existentes. Las consideraciones deben incluir las demandas de seguridad, normativas, cumplimiento y gobierno de datos. También hay que atender a criterios económicos, valorando el costo de las suscripciones de máquinas virtuales frente a los costos amortizados de la infraestructura local.

La nube híbrida ya es la infraestructura de TI dominante

La nube híbrida ya es la infraestructura de TI dominante

La nube híbrida ha conseguido imponerse como infraestructura TI. A continuación, se comentan sus características y ventajas.

¿Cómo ha evolucionado el uso de la nube por parte de las empresas?

Hace dos años, el 29 % usaba una nube pública o privada. En la actualidad, solo el 3 % sigue apostando por esta opción. Una encuesta realizada a más de 7000 ejecutivos, de empresas de 47 países pertenecientes a 28 nichos de mercado distintos, confirma la apuesta por la nube híbrida. Los resultados se pueden agrupar en los siguientes puntos:

  • La opción de poder disponer de cargas de trabajo que se puedan trasladar es el objetivo de un 79 % de empresas.
  • Un 69 % declaraba que depender de un proveedor es un obstáculo para el rendimiento empresarial.
  • Un 64 % añadía que cumplir con la normativa de la protección de datos también afecta al rendimiento. La ciberseguridad también provoca la preocupación.

¿Qué necesitan exactamente las empresas?

Los CIO tienen claro que elegir un tipo de nube es una cuestión tan importante como decisiva. Entre sus necesidades destacan:

  • La combinación de soluciones distintas. Una nube híbrida tiene una parte privada y una pública. En el equilibrio del uso reside su adaptabilidad.
  • La flexibilidad. La mayoría de proveedores ofrece un tipo de nube demasiado limitado. Ello provoca que muchas empresas apuesten por combinar opciones de distintas empresas.
  • La escalabilidad. La producción de datos y la programación van cambiando dependiendo del momento del año. Lo ideal es que la nube elegida se adapte a las necesidades puntuales de la empresa correspondiente.

¿Cuál es el futuro de la nube híbrida?

Uno muy prometedor. De hecho, los que toman las decisiones al respecto tienen claro que es la mejor alternativa. La idea es apostar por la seguridad y buscar diversas opciones. Solo así es posible ganar en competitividad y en funcionalidad.

No en vano, que un 56 % de las empresas españolas ya usen este tipo de almacenamiento dice mucho a su favor. La experiencia está siendo muy positiva y ha permitido que su transformación digital sea más eficaz.

Tras lo experimentado con la pandemia de coronavirus, la transformación digital no es una opción, sino una necesidad. Las empresas han apostado por renovarse y por digitalizar la mayoría de los procesos. Así, la nube híbrida está sirviendo de impulso y de estímulo para afrontar un futuro más prometedor.

Teniendo en cuenta que su uso es a largo plazo, todo parece indicar que la nube híbrida se terminará imponiendo. Sirva la información anterior para ayudar a tomar algún tipo de decisión al respecto.

Todo sea por adaptarse lo máximo posible a las exigencias de la clientela de una empresa y por modernizarse progresiva y eficazmente.

¿Cómo funciona una nube híbrida?

¿Cómo funciona una nube híbrida?

La nube híbrida se ha convertido en imprescindible para un alto porcentaje de empresas. A continuación, se comenta en qué consiste y cómo funciona.

¿Qué es una nube híbrida?

La que funciona en un entorno local y en otro externo al mismo tiempo. La nube privada puede alojarse en un sistema de almacenamiento propio.

La nube pública en la plataforma a la que se le contrate el servicio. Se denomina híbrida porque pueden utilizarse ambas al mismo tiempo según la demanda de los datos que haya que consultar. Las nubes públicas y privadas han de integrarse totalmente para obtener el éxito.

¿Cómo funciona una nube híbrida?

A través de un API propio y de un programa que automatiza su gestión. Desde un único panel de control se accede a la información necesaria. Se ofrece la opción de escoger entre redes privadas virtuales o de área amplia.

Lo que distingue a este tipo de nube de las ya conocidas es que se integran todos los servicios. Todo dependerá de la conexión de la que se disponga y de la estabilidad de la tecnología utilizada.

¿Cuáles son las características técnicas de este tipo de nube?

La infraestructura tiene como base una plataforma IaaS (infraestructura como servicio). Se le añaden un centro de datos o nube privada y el acceso a una red segura. En algunos casos, se incorpora una LAN (red de área local) y una WAN (red de área extensa).

Las empresas comienzan usando una solución IaaS y por ampliar las funciones de su nube privada. Poco a poco, incorporan una nube pública con la misma tecnología. De hecho, ambas opciones han de ser compatibles para obtener el máximo rendimiento.

Algunos proveedores de IaaS facilitan la posibilidad de conectar los recursos locales a una nube pública. Gracias a una API, resulta más sencillo el proceso. Los encargados de esta infraestructura podrían apostar por diversas opciones como:

  • Una capa de hipervisor que genere máquinas virtuales conectadas a una nube pública.
  • Otra capa de software que instrumentalice los distintos tipos de nube existentes.

¿Es necesaria una nube híbrida en una empresa?

Todo dependerá de su actividad. El proceso comienza por evaluar cómo funciona la que se viene utilizando. Habría que modificarla si:

  • Se comprueba que es imprescindible ampliar su funcionalidad continuamente.
  • Hay que conservar datos sensibles, pero también compartir otros en bases de datos en Internet.

¿Es complicado administrar una nube híbrida?

La información anterior podría provocar ciertas dudas en el empresario. La combinación de varias API y de varios sistemas de almacenamiento parece, a priori, complicada. Sin embargo, cualquier departamento de TI tiene a su alcance diversas herramientas para simplificar la gestión.

Suele elegirse una interfaz en la que se incluyen todos los servicios para facilitar su manejo. Por ello, a la hora de elegir una solución es tan importante confirmar que sea compatible con la existente. Así se evitaría la migración de todos los datos a un nuevo sistema.

¿Qué tipo de empresas usan ya una nube híbrida?

Gracias a la reducción de costes que supone, son muchas las empresas de distintos sectores que han elegido esta alternativa. La falta de espacio físico para instalar dispositivos de almacenamiento es uno de los motivos para confiar en ella.

Sectores como el sanitario, donde los datos de los pacientes exigen la máxima privacidad, son de los que más apuestan por la nube híbrida.

Algunos ejemplos de uso

Se repasan algunas situaciones que casi exigen que se confíe en este sistema de almacenamiento.

El lanzamiento de una nueva aplicación

Probar algo distinto no solo supone un reto económico, sino también de gestión. La nube híbrida supone un ahorro importante. Al ser escalable, la empresa irá ampliando su capacidad a medida que lo necesite.

El cumplimiento de la ley

La LOPD exige una serie de medidas para proteger los datos de los clientes o pacientes. Ello exige que se deba usar una nube privada. La híbrida ayuda a que una empresa cumpla con la normativa y tenga acceso a la computación expandida simultáneamente.

Irregularidades en la carga de trabajo

Las exigencias de la clientela potencial de una empresa pueden variar sensiblemente en cuestión de semanas. Contar con un sistema limitado por un almacenamiento concreto evita la adaptabilidad a los nuevos retos. Los casos de cloudbursting (cuando la nube rebosa de datos) han de evitarse confiando en una opción híbrida y personalizable.

¿Qué factores habrían de tenerse en cuenta antes de elegir una nube híbrida?

Todo dependerá de las necesidades de la empresa, aunque en términos generales es una alternativa imprescindible. Entre otros factores deben valorarse los siguientes:

  • La flexibilidad. Todo dependerá del nicho de mercado, de los objetivos y de las necesidades específicas. Desechar una opción que se adapta a cualquier situación quizá no sea adecuado para afrontar nuevos retos o imprevistos futuros.
  • La implementación de una nube privada. Si se ha llevado a cabo habría que complementarla con una opción Paas (de plataforma como servicio). El resultado es poder desplazar de la nube pública a la privada los datos más sensibles.
  • La carga de trabajo dinámica. Cuando mayor sea, más útil será la mezcla de servicios y más aumentará la adaptación a los nuevos escenarios. Prepararse para el futuro es una medida digna de valorar detenidamente.

En definitiva, el modelo fijo tiene unos límites que terminan por frenar el desarrollo de la empresa. En caso de rebasarlos, hay que realizar una inversión que podría suponer la ampliación de los sistemas de almacenamiento. La opción híbrida es ampliable, flexible y adaptable. La reducción de los costes y el pago por servicio facilita la opción de seguir evolucionando.

Por lo tanto, puede concluirse que la mezcla de nubes es sinónimo de funcionalidad, ahorro y competitividad. Un 54 % de las empresas españolas ya confían en este sistema de almacenamiento. Un 31 % adicional certifica que implementará su nube actual. Los resultados no pueden ser más satisfactorias. Será cada empresario quien elija si es la nube híbrida la alternativa que necesita su negocio para mejorar sus resultados.

La nube híbrida destaca entre las tendencias TI que despuntarán en 2022

La nube híbrida destaca entre las tendencias TI que despuntarán en 2022

La llegada en 2020 de la COVID-19 provocó que la forma de trabajar cambiase para siempre. La consecuencia directa fue la apuesta por la transformación digital de la mayoría de las empresas.

El uso de la inteligencia artificial, el machine learning o los macrodatos han ido creciendo. A estas tendencias se le añadió la computación en la nube que terminó por renovar este sistema de almacenamiento.

¿Qué sucederá en 2022 con la nube híbrida?

Las consultoras confirman que el teletrabajo, la red 5G y el Internet de las cosas triunfarán. Pero no se olvidan de la apuesta decidida por la nube híbrida. De hecho, se considera que:

  • Esta opción ayudará a modernizar sus sistemas legacy.
  • La transición será más sencilla.
  • El coste de los modelos iniciales va a reducirse. El auge del centro de datos como servicio (DcaaS) y de la nube privada como servicio (PcaaS) será definitivo. Se preferirá la externalización y pagar por un hardware que, hasta ahora, formaba parte del CPD.
  • La nube híbrida será uno de los pilares para la transformación digital de una empresa.

¿Cuáles son las claves para aprovechar la funcionalidad de la nube híbrida?

Lo fundamental es que cada organización elija dónde quiere utilizar cada carga de trabajo. Hasta hace poco, se prefería usar la nube para las cargas más simples. La migración de las más complejas es una realidad. Para obtener el mejor resultado se aconseja:

  • Realizar un inventario del entorno TI.
  • Seleccionar cuáles son las aplicaciones y cargas de trabajo más adecuadas para la nube.
  • Determinar las que deben seguir usando el centro físico de almacenamiento de datos.
  • Convertir la ciberseguridad en un aspecto imprescindible.

El objetivo final no es solo diseñar una estrategia para 2022, sino más a largo plazo. Conseguir el control total de los datos generados es de enorme importancia. Se recuerda que un 64 % de empresarios considera un problema cumplir con la normativa del tratamiento de los datos.

De forma paralela al proceso adaptativo va creciendo la aparición de nubes específicas para cada nicho de mercado. La idea es equilibrar la funcionalidad con el cumplimiento de los protocolos exigidos. La elección de una nube escalable permite adaptarse mejor a los cambios que se vayan produciendo.

De momento, lo que pueda suceder en 2022 es una incógnita bajo la amenaza de la epidemia. Sin embargo, la nube híbrida parece seguir siendo una alternativa fiable que ofrece las máximas garantías.

Sirva su uso para que se convierta en uno de los ejes sobre los que gire la digitalización de una empresa. La mezcla de propuestas y su ajuste a las necesidades de la empresa forman parte del punto de partida de un proceso imprescindible que no debería obviarse.