Blog

La nube hibrida, la infraestructura del futuro

Cada vez más, los usuarios acceden a las cargas de datos de la red al margen de los tradicionales límites de conexión. Un nuevo enfoque que necesita una nueva solución: la nube híbrida. De hecho, para los próximos años, se espera un progresivo aumento de su demanda.

5 razones que explican el futuro de la nube híbrida

  • Universalidad. Gracias a la nube híbrida, se puede tener acceso a los datos alojados en la nube desde cualquier parte autorizada del mundo. Se trata de una sustancia diferencia con los centros de datos locales en los que el contacto con otras geografías es casi imposible de conseguir. Y, en caso de lograrlo, requiere un sustancial coste, en términos de tiempo e inversión.
  • Competitividad. Las nubes híbridas tienen la capacidad de satisfacer los períodos de alta demanda de aplicaciones o servicios. Un servicio que se presta sin los consiguientes costos que conlleva aprovisionar en exceso sus propios centros de datos. Así, se podrán evitar las habituales tensiones que ocasiona el mantenimiento del suministro durante los picos de demanda.
  • Centralidad. Con las soluciones de nube híbrida, las organizaciones no necesitan construir centros de datos en cada país en el que operan. Pueden almacenar los datos de sus clientes en un archivo global, recopilándolos localmente en regiones de nube pública. Constituye una sencilla manera de cumplir con los requisitos legales y de privacidad de cada ordenamiento jurídico.
  • Rentabilidad. Para prestar sus servicios, una organización con esta tecnología solo necesitará invertir en unos pocos servidores. Los proveedores de nube pública se encargarán de proporcionar recursos adicionales, en los momentos de mayor demanda. En estos casos, podrá beneficiarse de tasas de utilización más altas de los recursos, costos más bajos y una mayor eficiencia.
  • Seguridad. Las nubes híbridas que están bien diseñadas, integradas y gestionadas pueden ser tan seguras cualquier infraestructura local. De hecho, gracias a la posibilidad de interconexión, las organizaciones pueden elegir donde colocar los datos, en función de sus preferencias. De este modo, los equipos de seguridad podrán adoptar un sistema de defensa en la nube que sea uniforme y mejore las iniciativas de recuperación ante ataques.

La innovación como parte de ese futuro

No podía cerrarse este repaso al futuro de la nube híbrida, sin hacer mención a la innovación. Al apostar por esta tecnología, los usuarios incentivan la creación de nuevos servicios. De esta forma, las empresas pueden usar los recursos de la nube pública para desarrollar y probar nuevas aplicaciones, que podrán implementar para satisfacer la demanda de sus clientes.