Blog

La nube es el camino hacia la innovación

En un mundo interconectado y en constante transformación, las empresas se están sumando a la innovación de toda su infraestructura, tanto de hardware como de software. De esta forma, podrán resultar más competitivas, ya see dentro de su sector como en el conjunto del mercado. Para ello, están recurriendo a trabajar en la nube híbrida. Una labor que llevan a cabo con independencia de que se trate de un software como servicio (SaaS, Software as a Service), una plataforma como servicio (PaaS, Platform as a Service) como de una infraestructura como servicio (IaaS, Infrastructure as a Service).

¿Qué factores explican esta innovación?

Tradicionalmente, las prestaciones de una nube privada y una pública se encontraban separadas. Esto implicada que no se podía obtener el rendimiento de ambas, al mismo tiempo. La nube híbrida soluciona este problema, al aprovechar las ventajas de cada uno de estos ámbitos. Esta es la principal razón que explica el innovador futuro que espera a esta tecnología. Pero no es la única, pudiéndose citar otras, como las que se describen a continuación:

  • Distribución de las cargas de trabajo. Un servicio que permite utilizar los servicios de la nube pública para las cargas de trabajo dinámicas, dejando las cargas de trabajo menos volátiles o más sensibles en una nube privada. También se puede seguir el procedimiento contrario. En esta tarea de distribución y separación de tareas, es posible almacenar la información financiera o confidencial de clientes en una nube privada, dejando la nube pública para ejecutar el resto de las aplicaciones empresariales.
  • Trabajo con Big Data. Para trabajar con elevados volúmenes de Big Data, esta doble compartimentación puede resultar de gran utilidad. Así, se podrán ejecutar varios de estos análisis empleando únicamente las prestaciones de la nube pública. Al mismo tiempo, se utilizará la nube privada para garantizar la seguridad de los datos y mantener los Big Data confidenciales detrás del firewall.
  • Ahorro en equipos. Una nube híbrida permite la asignación de recursos de nube pública a proyectos con un corto plazo. Esto implica un menor coste que si se utiliza la infraestructura tecnológica de un centro de datos. De esta manera, no habrá de invertirse más de lo necesario en un equipo que solo se va a emplear temporalmente.
  • Posibilidad de adquisición gradual. Si una empresa no puede soportar el repentino cambio a este sistema, siempre puede ir delegando parte de su volumen de trabajo. Así se podrá seguir ampliando la presencia en la nube híbrida conforme se vaya necesitando.
  • Flexibilidad para el futuro. Un enfoque de nube híbrida permite la posibilidad de enlazar la concreta gestión de datos de la organización con cualquiera de los recursos, públicos o privados, que una nube puede ofrecer. Un servicio muy valioso, sobre todo considerando los constantes cambios que se producen, no solo en el ámbito económico, sino en las legislaciones. De esta forma, se podrá proceder a compartir, simultáneamente, las cargas de trabajo con los datos recopilados en diferentes países.

¿Esta innovación también se está produciendo en España?

Las necesidades de las empresas han cambiado drásticamente en el último año, también en España. Así lo demuestra, por ejemplo, un informe de IBM y Oxford Economics, en el que han intervenido casi 7200 altos ejecutivos, de 47 países. Según este informe, más de la mitad de las empresas españolas, concretamente el 54 %, están operando en entornos de nube híbrida, con una combinación de múltiples nubes públicas y varias nubes privadas.

Unas cifras estadísticas que demuestran, a las claras, el imparable crecimiento que esta tecnología está protagonizando a nivel mundial. La nube híbrida es ya el modelo dominante y un sólido camino hacia la innovación.